Parto natural: Tonterías, las justas.

embarazada arbol

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Lo siento por empezar con un título tan agresivo. Pero es que hemos acuñado un nuevo concepto que nadie sabe muy bien lo que significa, pero que se usa para prácticamente todo y me chirrían los oídos cada vez que lo oigo: “Parto Natural”.
¿Qué es un parto natural?
Según la RAE, un parto es la acción de parir. La definición de parir, también según la RAE: Dicho de una hembra de cualquier especie vivípara: Expeler en tiempo oportuno el feto que tenía concebido.
Así que, la primera parte del término del que hablamos, está clara: la acción por la que una hembra expele a su cría.
Ahora vamos a por “Natural”, que tiene muchísimas más acepciones, por lo que solo voy a copiar las que tienen cierta relación con el parto. Seguir leyendo “Parto natural: Tonterías, las justas.”

Anuncios

¿Son necesarios los tactos vaginales durante el embarazo o el parto?

medium_7065666005
Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Un tacto vaginal es la introducción de los dedos índice y corazón en la vagina de una mujer. Estos se hacen principalmente para valorar cómo se encuentra el cuello del útero durante el trabajo de parto.
Como puedes imaginar, es una técnica incómoda que a nadie le gusta recibir a no ser que sea por una buena razón. Por eso es importante que sepas para qué se realizan y qué importancia tienen; para tú así, poder decicir si quieres que te realicen un tacto vaginal, o no.
Haciendo tactos vaginales podremos saber como va dilatando el cuello uterino. De todos modos, es posible saber que un parto va progresando correctamente sin necesidad de hacer tactos vaginales periódicos y hay muchos profesionales que han acompañado muchos partos largos sin haber hecho ningún tacto vaginal a dicha mujer.
Dejemos claro una cosa: Los tactos vaginales no deberían hacerse antes de que se inicie el trabajo de parto, así que si en una consulta prenatal, te dicen que te quites las bragas y te subas al potro, pregunta ¿por qué?. Nadie deberia hacer un tacto vaginal por rutina, por protocolo o porque aquí siempre se ha hecho así. Un tacto vaginal a una mujer que no está de parto no va a dar al profesional que la realiza ninguna información útil. El cuello del útero necesita contracciones rítmicas, largas y durante bastante tiempo para modificarse. Son las contracciones las que hacen que el cuello se abra por lo que si no estas de parto, un tacto vaginal solo va a decirle al profesional que lo realice, que efectivamente ese cuello no está de parto. Además es muy incómodo para quien lo recibe.
Durante el parto, siempre debería de haber una razón que justifique ese tacto: Una bajada en la frecuencia cardiaca del bebe, una sospecha de que algo no va bien que no puede ser confirmada solo con observación y palpación, un sangrado vaginal, una inducción con oxitocina sintetica… Razones hay muchas. Pero esto no quiere decir que debamos recibir tactos rutinarios porque el protocolo establece que se realicen cada X horas.
Que sepas que tú eres quien decide lo que se introduce en tu vagina y que debes consentir a que esto suceda, siempre. Cuando una persona vaya a hacerte un tacto, debería siempre informarte de que lo va a hacer y no hacerlo hasta que tú hayas consentido a esa práctica.
Si no estás segura, si no te sientes cómoda, si no te informan y te piden consentimiento para realizarte algo tan íntimo, deberías decírselo a la persona que lo está haciendo. Recuerda que es él/ella quien no está haciendo lo correcto.

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

photo credit: Flооd via photopin cc

Cómo te vas a sentir los primeros días tras tener un bebé

64561215_ffa7fa678d_b
Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Tantos meses esperando este momento, y reconozcámoslo, hemos pasado la mayor parte del embarazo preocupándonos principalmente del parto y poco sabemos de qué va a pasar una vez en casa cuando el bebé haya nacido.

Así que aquí intentaré ayudarte a que llegues a tu puerperio lo más preparada posible.

No es verdad eso de que los bebés solo comen y duermen las primeras semanas: También lloran, vomitan, regurjitan, hacen pis y caca (esto último sobre todo cuando les acabas de cambiar el pañal y la ropa), lloran más,se irritan, se retuercen y no se calman con nada… Cuando todo esto además sucede durante la noche, puede llegar a ser completamente desesperante. No hay fórmula mágica. Paciencia y tranquilidad. Cuanto más tranquilo esté quien sujeta al bebé, mejor. Turnaros cuando veas que ya no lo estás llevando nada bien… y aprovecha a dormir cuando el bebé duerme. Si tenéis visita, despedidla con amabilidad. Se trata de supervivencia,no de quedar bien.

Pide lo que necesitas: Esta situación es nueva para todos por lo que no esperes que los demás se comporten como a ti te gustaría. Si hay algo que hace (o no hace) tu pareja o tu madre, que te disgusta, díselo. Si no, a la larga será mucho peor.

Tu pareja está tan perdida como tú o más: En estos momentos en los que tu vida ha cambiado tanto, también ha sucedido así en tu pareja. POr muy atento que esté e intente ayudarte, no puede saber lo que quieres y esperas de él a no ser que se lo digas. Pídele lo que necesitas y que sea él quien medie entre el binomio mamá-bebé y el resto del mundo.

Tendrás una explosión de emociones que no has tenido nunca. Llorarás, te sentirás la peor madre del mundo, que no sabes, que no puedes, que lo haces mal… Son las hormonas que se están regulando y es muy normal que esto suceda.

Deja fluir esos sentimientos. No los escondas. Convertirse en madre/padre es probablemente el mayor cambio que experimentemos en nuestra vida por lo que requiere un gran periodo de asimilación y adaptación. Especialmente en la mujer, cuando este cambio también se produce a nivel físico.
Tendrás poco tiempo para esas cosas que requieren no tener un bebé en brazos: Ducharte, peinarte, vestirte… puede convertirse en una odisea si estáis los dos solos. Date tiempo y no te martirices. Es normal que el bebé note tu ausencia a los pocos minutos de producirse. Un bebé no puede sobrevivir solo, por lo que la naturaleza le ha dotado de un sistema de defensa muy efectivo: llorar hasta desgañitarse cuando mamá no está cerca. No serás la primera madre que sale de la ducha con el pelo lleno de champú ni la primera que se martiriza porque su bebé llora y ella está enjuagándose a toda prisa sintiéndose culpable por haber intentado lavarse un poco.
Tendrás muchos altibajos de humor durante las primeras semanas: Unos días te sentirás mejor que otros e incluso pasarás del éxtasis a la melancolía profunda en unos minutos… Mientras entiendas que es normal, no pasa nada.
Tu celo mamífero estará en su cúlmen. Es muy probable que no quieras que otros cojan a tu bebé, incluso tu pareja,y aunque les dejes hacerlo,no te preocupes si sientes angustia al ver a tu bebé en otras manos. Echa un vistazo a los demás mamíferos. No hay madre que deje a otros acercarse a sus crías.El éxito de la supervivencia de estas crías cuando son muy pequeñas depende en gran parte del celo de su madre en su protección. Aunque entiendes que la otra persona no le va a hacer ningún daño al bebé,es normal que te sientas incómoda al ver a tu bebé en otros brazos que no sean los tuyos. Esto es algo biologico que se produce en tu cuerpo y esta programado para que suceda así.

Si decides amamantar, es muy probable que te surjan muchas dudas y que te sientas frustrada. La generación de los que ahora comienzan a convertirse en abuelos, fueron las grandes víctimas de la industria farmacéutica y su exitosa introducción de la leche de fórmula, por lo que un conocimiento que desde siempre se transmitió de madres a hijas,ha perdido unas décadas de esa transmisión. La cultura del amamantamiento ya no está tan arraigada en nosotros por lo que la mayoría de la gente no sabrá qué aconsejarte. Lo más probable es que con toda su buena intención, te digan que le des a tu bebé refuerzos de biberón por si acaso, que le des X minutos en cada pecho… y una gran cantidad de consejos erróneos que solo llevarán al traste tu intención de dar el pecho. No esperes a necesitar ayuda. Busca un grupo de apoyo a la lactancia antes de tener al bebé, visítales y hazte con esos valiosos contactos que te van a venir muy bien los primeros días como madre.

Habla con tu bebé: Si estás mal, estresada, ansiosa, cansada, dolorida, harta… díselo. Cuéntale lo que te pasa. Los bebés son muy sensibles y notan mucho los cambios de humor de su madre. No los excluyas porque aunque no son capaces de razonar, entienden que algo te pasa. Recibir ese contacto, esas palabras de mamá son muy reconfortantes para ellos.

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

photo credit: maessive via photopin cc

El parto: ¿Cuándo es el momento de ir al hospital?

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter El momento en el que llegamos al hospital puede repercuchica maletatir directamente en el parto/nacimiento que vamos a tener. Me refiero principalmente a si estamos ya en trabajo de parto, o a si llegamos antes de tiempo cuando aún el parto no ha comenzado, lo que se conoce como pródromos.
Aunque a todos nos encantaria pensar que cuando lleguemos al hospital, el personal va a hacer todo lo posible por evitar intervenciones innecesarias, la realidad es bien distinta. Esto se debe a varias razones, siendo la principal que el paritorio es un área de urgencias, por lo que su gestión es complicada.

Seguir leyendo “El parto: ¿Cuándo es el momento de ir al hospital?”

Once cosas que deberías saber antes de ir a visitar a un recién nacido.

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Maia

¡Sí! ¡Ha nacido! Tenemos tantas ganas de ir a conocer a ese bebé, ir a ver a nuestra amiga, familiar, nuestro hermano o allegado… que solo pensamos en nosotros, en las ganas de coger al bebé y enseñarles a sus padres el body tan chulísimo de pirata que le hemos comprado… Si hay momentos en la vida donde debemos frenarnos e intentar ponernos en la piel del otro, este es sin duda uno de ellos. Aquí te cuento once cuestiones a considerar antes de salir corriendo a verlos.

1- Espera a ser invitado: Cuando se acaba de tener un bebé,  el mundo exterior importa bastante poco. Aunque nos cueste creerlo, por muchas ganas de ver al bebé que tengamos, los nuevos padres no están deseando que vayamos a visitarlos. En esas primeras semanas hay muchas novedades, muchos cambios y muchas adaptaciones. Tener visitas inesperadas o sentirse obligado a recibirlas es lo último que quieren los padres. Has esperado muchas semanas para conocer al bebé, bien puedes esperar alguna más. Seguir leyendo “Once cosas que deberías saber antes de ir a visitar a un recién nacido.”

Una comadrona en Bangladesh: Acompañando un parto.

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Durante la última semana de Julio, mi oficina permaneció cerrada por vacaciones.Al volver, le pregunté a Adnan, nuestro administrador, si ya era tío.

Me dijo que no, que estaban preocupados, porque al pasar su fecha probable de parto, habían ido a ver al médico y éste les dijo que lo mejor sería hacerle una cesárea porque había poco líquido y los movimientos del bebé habían disminuído ligeramente.

Le dije que si quería que fuese a ver a su hermana y a su familia a casa y me dijo, que por favor, que me lo iba a pedir él.

Esa tarde fuimos allí. Me recibió el padre de mi colega que fue a buscar el informe médico para enseñármelo. Una vez que  lo vi con mis propios ojos, flipé. Ponía exactamente lo que me había dicho Adnan: Poco líquido y “movimientos fetales relativamente reducidos”. Pero ¿Qué tontería era esa? Seguir leyendo “Una comadrona en Bangladesh: Acompañando un parto.”

Ocho ideas para quedarte embarazada espontáneamente

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

origin_4481192777

1- Relájate: El estrés es la principal causa de infertilidad hoy en día. No solo el estrés del trabajo y la vida en general, que también, sino la propia ansiedad por querer concebir (tanto en el hombre como en la mujer), que se va agravando mes a mes. Es probable que conozcas a alguna pareja que tras recurrir a técnicas de fertilización médicas y/o alternativas en su primer embarazo, concibieron de forma natural su segundo bebé. Esto se debe a que cuando ya tienen un bebé, se relajan y se consigue el embarazo sin ninguna dificultad. ¿Qué te relaja? Pasear,meditar,un masaje… Seguir leyendo “Ocho ideas para quedarte embarazada espontáneamente”

¿Anticonceptivos? Cariño, de eso te encargas tú.

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

foto anticonceptivos
Empiezo este post porque hace unas semanas pedí que me sacaran el implante anticonceptivo que me habían puesto en el brazo hace menos de un año. Me lo puse porque me iba de viaje con mi familia. Me lo vendieron como la bomba y… me lo creí. Una vez que te lo ponen, te olvidas de todo hasta dentro de tres años, que es cuando te lo tienen que sacar. Me dijeron que la eficacia contra el embarazo era prácticamente del 100% y que era muy probable que no tuviese ni reglas. Para un viaje de varios meses parecía la mejor opción. Seguir leyendo “¿Anticonceptivos? Cariño, de eso te encargas tú.”

Hay días mejores

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Después de los ánimos recibidos por todos vosotros, he de deciros que me habéis levantado la moral un montón y cada vez que tengo un bajón, pienso en todas esas palabras amables que me habéis regalado.

Ayer volví al hospital tras varios días ausente ya que tuvimos unos días de team building en un súper hotel  y además tuve otro día de reunión con mi nueva jefa Eva. Ella también es comadrona, por lo que es muy fácil hablar de estos temas sin tener que explicarle los términos que uso. Esto es una gran ventaja. Seguir leyendo “Hay días mejores”

UNA (y solo una) comadrona en Bangladesh

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Quiero contaros mi historia. Ahora que llevo unos cinco meses en Bangladesh, ya tengo un poco de información, experiencia y perspectiva para contaros en qué consiste mi trabajo aquí.

GIZ, la empresa alemana que me contrata, lleva más de dos años en Bangladesh desarrollando un proyecto relacionado con la mejora de la salud materno-infantil.

Aquí, la mortalidad materna (MMR) y la mortalidad infantil (IMR) tienen unas tasas altísimas. En 2012 la mortalidad materna fue de 220/100.000 y la infantil de menores de 1 año fue de 33/1.000. En 1990 estas figuras eran de 724 la materna y 100 la infantil. En España, para que os hagáis una idea, en 2012 la MMR fue de 6 y la IMR fue de 3.37. Seguir leyendo “UNA (y solo una) comadrona en Bangladesh”