Vergüenza

dossier
Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Soy comadrona y aunque actualmente no resido en España, he estado colegiada en distintos Colegios de Enfermería, durante los más de diez años que he ejercido como enfermera y matrona allí.
Desde hace unos días, estamos viendo como, a raiz del “Informe Doulas”, se ha abierto la veda a la nueva caza de brujas del siglo XXI.
Este informe ha sido realizado y lanzado por el Consejo General de Enfermería que representa a todos los Colegios de Enfermería que, a su vez, representa a todas sus colegiadas (utilizo el término femenino de aquí en adelante para referirme a un colectivo mayoritariamente femenino), siendo estas, la inmensa mayoría de enfermeras que trabajan en España. Seguir leyendo “Vergüenza”

Anuncios

Cómo te vas a sentir los primeros días tras tener un bebé

64561215_ffa7fa678d_b
Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Tantos meses esperando este momento, y reconozcámoslo, hemos pasado la mayor parte del embarazo preocupándonos principalmente del parto y poco sabemos de qué va a pasar una vez en casa cuando el bebé haya nacido.

Así que aquí intentaré ayudarte a que llegues a tu puerperio lo más preparada posible.

No es verdad eso de que los bebés solo comen y duermen las primeras semanas: También lloran, vomitan, regurjitan, hacen pis y caca (esto último sobre todo cuando les acabas de cambiar el pañal y la ropa), lloran más,se irritan, se retuercen y no se calman con nada… Cuando todo esto además sucede durante la noche, puede llegar a ser completamente desesperante. No hay fórmula mágica. Paciencia y tranquilidad. Cuanto más tranquilo esté quien sujeta al bebé, mejor. Turnaros cuando veas que ya no lo estás llevando nada bien… y aprovecha a dormir cuando el bebé duerme. Si tenéis visita, despedidla con amabilidad. Se trata de supervivencia,no de quedar bien.

Pide lo que necesitas: Esta situación es nueva para todos por lo que no esperes que los demás se comporten como a ti te gustaría. Si hay algo que hace (o no hace) tu pareja o tu madre, que te disgusta, díselo. Si no, a la larga será mucho peor.

Tu pareja está tan perdida como tú o más: En estos momentos en los que tu vida ha cambiado tanto, también ha sucedido así en tu pareja. POr muy atento que esté e intente ayudarte, no puede saber lo que quieres y esperas de él a no ser que se lo digas. Pídele lo que necesitas y que sea él quien medie entre el binomio mamá-bebé y el resto del mundo.

Tendrás una explosión de emociones que no has tenido nunca. Llorarás, te sentirás la peor madre del mundo, que no sabes, que no puedes, que lo haces mal… Son las hormonas que se están regulando y es muy normal que esto suceda.

Deja fluir esos sentimientos. No los escondas. Convertirse en madre/padre es probablemente el mayor cambio que experimentemos en nuestra vida por lo que requiere un gran periodo de asimilación y adaptación. Especialmente en la mujer, cuando este cambio también se produce a nivel físico.
Tendrás poco tiempo para esas cosas que requieren no tener un bebé en brazos: Ducharte, peinarte, vestirte… puede convertirse en una odisea si estáis los dos solos. Date tiempo y no te martirices. Es normal que el bebé note tu ausencia a los pocos minutos de producirse. Un bebé no puede sobrevivir solo, por lo que la naturaleza le ha dotado de un sistema de defensa muy efectivo: llorar hasta desgañitarse cuando mamá no está cerca. No serás la primera madre que sale de la ducha con el pelo lleno de champú ni la primera que se martiriza porque su bebé llora y ella está enjuagándose a toda prisa sintiéndose culpable por haber intentado lavarse un poco.
Tendrás muchos altibajos de humor durante las primeras semanas: Unos días te sentirás mejor que otros e incluso pasarás del éxtasis a la melancolía profunda en unos minutos… Mientras entiendas que es normal, no pasa nada.
Tu celo mamífero estará en su cúlmen. Es muy probable que no quieras que otros cojan a tu bebé, incluso tu pareja,y aunque les dejes hacerlo,no te preocupes si sientes angustia al ver a tu bebé en otras manos. Echa un vistazo a los demás mamíferos. No hay madre que deje a otros acercarse a sus crías.El éxito de la supervivencia de estas crías cuando son muy pequeñas depende en gran parte del celo de su madre en su protección. Aunque entiendes que la otra persona no le va a hacer ningún daño al bebé,es normal que te sientas incómoda al ver a tu bebé en otros brazos que no sean los tuyos. Esto es algo biologico que se produce en tu cuerpo y esta programado para que suceda así.

Si decides amamantar, es muy probable que te surjan muchas dudas y que te sientas frustrada. La generación de los que ahora comienzan a convertirse en abuelos, fueron las grandes víctimas de la industria farmacéutica y su exitosa introducción de la leche de fórmula, por lo que un conocimiento que desde siempre se transmitió de madres a hijas,ha perdido unas décadas de esa transmisión. La cultura del amamantamiento ya no está tan arraigada en nosotros por lo que la mayoría de la gente no sabrá qué aconsejarte. Lo más probable es que con toda su buena intención, te digan que le des a tu bebé refuerzos de biberón por si acaso, que le des X minutos en cada pecho… y una gran cantidad de consejos erróneos que solo llevarán al traste tu intención de dar el pecho. No esperes a necesitar ayuda. Busca un grupo de apoyo a la lactancia antes de tener al bebé, visítales y hazte con esos valiosos contactos que te van a venir muy bien los primeros días como madre.

Habla con tu bebé: Si estás mal, estresada, ansiosa, cansada, dolorida, harta… díselo. Cuéntale lo que te pasa. Los bebés son muy sensibles y notan mucho los cambios de humor de su madre. No los excluyas porque aunque no son capaces de razonar, entienden que algo te pasa. Recibir ese contacto, esas palabras de mamá son muy reconfortantes para ellos.

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

photo credit: maessive via photopin cc

El parto: ¿Cuándo es el momento de ir al hospital?

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter El momento en el que llegamos al hospital puede repercuchica maletatir directamente en el parto/nacimiento que vamos a tener. Me refiero principalmente a si estamos ya en trabajo de parto, o a si llegamos antes de tiempo cuando aún el parto no ha comenzado, lo que se conoce como pródromos.
Aunque a todos nos encantaria pensar que cuando lleguemos al hospital, el personal va a hacer todo lo posible por evitar intervenciones innecesarias, la realidad es bien distinta. Esto se debe a varias razones, siendo la principal que el paritorio es un área de urgencias, por lo que su gestión es complicada.

Seguir leyendo “El parto: ¿Cuándo es el momento de ir al hospital?”