¿Son necesarios los tactos vaginales durante el embarazo o el parto?

medium_7065666005
Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Un tacto vaginal es la introducción de los dedos índice y corazón en la vagina de una mujer. Estos se hacen principalmente para valorar cómo se encuentra el cuello del útero durante el trabajo de parto.
Como puedes imaginar, es una técnica incómoda que a nadie le gusta recibir a no ser que sea por una buena razón. Por eso es importante que sepas para qué se realizan y qué importancia tienen; para tú así, poder decicir si quieres que te realicen un tacto vaginal, o no.
Haciendo tactos vaginales podremos saber como va dilatando el cuello uterino. De todos modos, es posible saber que un parto va progresando correctamente sin necesidad de hacer tactos vaginales periódicos y hay muchos profesionales que han acompañado muchos partos largos sin haber hecho ningún tacto vaginal a dicha mujer.
Dejemos claro una cosa: Los tactos vaginales no deberían hacerse antes de que se inicie el trabajo de parto, así que si en una consulta prenatal, te dicen que te quites las bragas y te subas al potro, pregunta ¿por qué?. Nadie deberia hacer un tacto vaginal por rutina, por protocolo o porque aquí siempre se ha hecho así. Un tacto vaginal a una mujer que no está de parto no va a dar al profesional que la realiza ninguna información útil. El cuello del útero necesita contracciones rítmicas, largas y durante bastante tiempo para modificarse. Son las contracciones las que hacen que el cuello se abra por lo que si no estas de parto, un tacto vaginal solo va a decirle al profesional que lo realice, que efectivamente ese cuello no está de parto. Además es muy incómodo para quien lo recibe.
Durante el parto, siempre debería de haber una razón que justifique ese tacto: Una bajada en la frecuencia cardiaca del bebe, una sospecha de que algo no va bien que no puede ser confirmada solo con observación y palpación, un sangrado vaginal, una inducción con oxitocina sintetica… Razones hay muchas. Pero esto no quiere decir que debamos recibir tactos rutinarios porque el protocolo establece que se realicen cada X horas.
Que sepas que tú eres quien decide lo que se introduce en tu vagina y que debes consentir a que esto suceda, siempre. Cuando una persona vaya a hacerte un tacto, debería siempre informarte de que lo va a hacer y no hacerlo hasta que tú hayas consentido a esa práctica.
Si no estás segura, si no te sientes cómoda, si no te informan y te piden consentimiento para realizarte algo tan íntimo, deberías decírselo a la persona que lo está haciendo. Recuerda que es él/ella quien no está haciendo lo correcto.

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

photo credit: Flооd via photopin cc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s