Una comadrona en Bangladesh: Acompañando un parto.

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Durante la última semana de Julio, mi oficina permaneció cerrada por vacaciones.Al volver, le pregunté a Adnan, nuestro administrador, si ya era tío.

Me dijo que no, que estaban preocupados, porque al pasar su fecha probable de parto, habían ido a ver al médico y éste les dijo que lo mejor sería hacerle una cesárea porque había poco líquido y los movimientos del bebé habían disminuído ligeramente.

Le dije que si quería que fuese a ver a su hermana y a su familia a casa y me dijo, que por favor, que me lo iba a pedir él.

Esa tarde fuimos allí. Me recibió el padre de mi colega que fue a buscar el informe médico para enseñármelo. Una vez que  lo vi con mis propios ojos, flipé. Ponía exactamente lo que me había dicho Adnan: Poco líquido y “movimientos fetales relativamente reducidos”. Pero ¿Qué tontería era esa?

Primero, la cantidad de líquido amniótico es bastante variable y bastante difícil de medir (intenta decirme qué cantidad de agua hay en un caldo al fuego con la tapa de cristal puesta y empañada, mirando desde arriba). Los ginecólogos que hacen ecografías lo reconocen: esas mediciones son fácilmente alterables y poco fiables como indicadores de nada.

Lo segundo: ¿Qué quiere decir relativamente reducidos? Será la madre y no una máquina quien sepa si el bebé se mueve o no ¿no? Además un bebé a término no tiene tanto espacio como antes…

En definitiva: Excusas ridículas para asustar al personal y así decidir por ellos lo que es mejor para nosotros…

Al rato aparece la madre. Saludos, ¿qué tal?, un placer…

Al rato el marido de la persona a la que iba a ver.

Al rato la suegra…

Yo ya estaba empezando a impacientarme pues llevábamos más de media hora en la casa y todavía no había visto a la protagonista de esta historia… Tras insistir un poco, por fin, me dejaron ir a verla a la habitación.

El marido me pregunta si se puede quedar. Hasta que no eliminen estas jerarquías en este país,no avanzarán a la velocidad deseada… Una persona en su casa, en su habitación,me pregunta a mí, la de fuera, que si él puede estar ahí.

Les explico todo, escucho al bebé y les tranquilizo… Deciden esperar a que el bebé quiera nacer.

Pasados unos diez días, le hacen otra ecografía y la ginecóloga diagnostica menos líquido y menos movimientos. Que ingrese para cesárea, que como se les muera el niño… Adnan me llama por la noche preocupado y le explico todo, que no hay nada que temer, que esperen hasta por la mañana, que me paso a verles.

A las siete me despierto y veo que se han ido al hospital de madrugada. Hablo con Adnan y me voy al hospital.

Llego, todos están preocupados, muertos del susto, que los médicos dicen que hay que inducir ya…

Entro en la sala donde está Setur, tumbada en la cama acompañada de varias mujeres entre las que reconozco a su madre y a su suegra. No  para de tener contracciones. Le paro el suero que me parece sospechoso… Tras tranquilizar a Setur y a la familia, la exploro. Está con nueve cms y en segundo plano, vamos, que va a nacer pronto.

Entonces entra la ginecóloga, aquella que les dijo: cesárea o muerte. Soy lo más amable que puedo, sonrío… pero le dejo claro que la encargada de esa mujer soy yo. “Are you doctor?”

-Yes- le miento. Hay guerras y guerras y creedme que éste no era el momento de intentar explicar lo que es una matrona.

Al rato entra un hombre bastante viejo. Se va a hablar con la ginecóloga, las enfermeras… Viene a verme y me dice que es el superintendente del hospital y que qué me parece. Si creo que es posible que para. Le digo que sí. ¿Que a qué hora tomamos una decisión?

-A las doce- le digo y al momento me arrepiento porque ¿qué hago yo poniendo tiempos…? Son las 9:30, y bueno, si a las doce no ha nacido, pues ya me las apañaré y tomaré la decisión de seguir por donde vamos.

Me insisten en que la pasemos a paritorio. Les pido que me lo enseñen y tras verlo les pregunto si podemos seguir donde estábamos. Me dejan un rato.

Desde que le he parado el suero, tiene muy pocas contracciones. Vamos, que en el suero le habían metido oxitocina. Le insisto en que  se levante y aunque un poco a regañadientes, lo hace. La abrazo y le canturreo una nana. Todo el mundo se asoma a ver qué estoy haciendo… Así que aprovecho tanta visita y le digo a una que me haga una foto (ganadora del Pulitzer creo que no va a ser).

IMG_20140810_101713

Cuando ya se tumba de nuevo, salgo un momento porque tengo que arreglar unas cosas ya que yo debería estar en otro sitio y cuando vuelvo la ginecóloga la está explorando como una burra que la pobre Setur no para de dar respingos y quejarse. Me dice que está con cuatro dedos y estación positiva. No entiendo nada. Le pregunto que si está en dilatación completa y me dice que sí.

Entonces dicen que la quieren pasar a paritorio y yo lo prefiero porque aunque es terrible, en esa sala no deja de entrar y salir todo quisque.

Salimos, le explico a la familia que todo bien. Que queda menos…

Una vez en el paritorio, hay una pernera y van a buscar la otra. Les digo que no, que mejor quiten la que está puesta. -¿Qué tiene de malo la litotomía?- pregunta la gine. Le doy una pequeña clase de fisiología que empieza con un “Como seguro que sabes, la pelvis de la mujer…” No vuelve a aparecer en un buen rato.

Apago las luces, el aire acondicionado… Intento hacer de ese sitio un lugar más agradable donde llegar al mundo.

Cuando empuja se ve el cuero cabelludo del bebé. La mujer que limpia las cacas solo tiene enguantada la mano izquierda… ¡Ya entiendo para qué querían los guantes izquierdos aquí! Cuando las exploran solo se ponen el guante derecho, ¡y dejan el otro para las que limpian las cacas! Estos musulmanes…

La enfermera cambia de turno. Viene otra con cara de pocos amigos. La única palabra que entiendo a cada persona que entra es césar,césar. Tienen conocimiento cero. Me están demostrando que no han visto un parto en su vida. ¡Que estamos viendo la cabeza del bebé, señores! ¡Que en estos momentos hacer una cesárea sería aún más ridículo que montarla en el toro mecánico!

Yo la tranquilizo y le digo a cada rato una de las pocas frases completas que he aprendido en bangla: “Así lo estás haciendo muy bien”

Entra el superintendente: -que si creo que va a poder ser parto vaginal. -Que sí- le digo.

Entra la ginecóloga -que debería hacer una episiotomía.

– Que he acompañado mil partos- le miento otra vez.

-Pues protege el periné -me dice.

-Que no hace falta -le contesto…

Viene la suegra en los últimos pujos. Llora y reza en cada pujo. Me dice que haga algo…

Estoy agotada.

Nace el bebé. ¡Una niña preciosa!

-Que le cortes el cordón.

-Que todavía no.

-Qué parto más cansado ¡por alá!

La suegra me dice que quiere coger al bebé.

Amablemente le digo que la niña no se mueve de encima de su madre.

Cuando ya la van a lavar me despido de Setur. Le doy la enhorabuena y un abrazo y le digo lo orgullosa que estoy de ella. Entre lágrimas me dice que todo esto ha sido posible gracias a mí. Le contesto que no, que ha sido posible gracias a ella.

IMG_20140810_133654

Una de las asistentes tiene a la bebé. Se la va a llevar a la familia. -¿Puedo?- le pregunto.

Salgo con la pequeña, toda la familia grita y llora de alegría. Se la doy a su padre.

IMG_20140810_134605

Adnan me dice con lágrimas en los ojos que simplemente nunca podrán agradecérmelo lo suficiente. Le doy un abrazo (aquí pecado mortal). Me voy a currar a la oficina que tengo tantas cosas que hacer… Eso sí, con el cuerpo “henchío” a más no poder.

Dos días después tras mucho ajetreo me siento frente al ordenador y veo un montón de mails con el título “Thank you”. Adnan ha escrito a todos nuestros colegas contándoles lo que había pasado, agradeciéndome lo que había hecho, enalteciendo mi labor…

A este mail le seguían las respuestas de los demás dándome la enhorabuena y resaltando lo importante que es nuestro trabajo aquí. Que hacen falta matronas que hagan de matronas porque si solo hay médicos…ese es el resultado. Tristemente algunos comentarios fueron de colegas que habían sido padres recientemente y que a sus mujeres les habían hecho “innecesáreas” sin ninguna razón.

Tras hablar después de todo esto con Adnan, me dijo que cuando yo estaba en el paritorio con su hermana, cada dos por tres salía alguien a decirles que si no le hacían una cesárea, era posible que uno de los dos muriese en el parto.

Estoy emocionada por lo que ha pasado y por tanta gratitud y reconocimiento a “simplemente mi trabajo”. A la vez estoy consternada de que dejar a una mujer parir haya sido tan difícil, aplaudido y considerado como una batalla ganada, lo que me pone de manifiesto la gran cantidad de ayuda que necesita este país.

Anuncios

10 comentarios en “Una comadrona en Bangladesh: Acompañando un parto.

  1. Qué pena que no pueda tenerte de comadrona en mi parto! Eres lo mejor de lo mejor y lo descubrí con solo una “clase” del curso de parto en casa que nos diste a mis compañeras y a mi. Qué pena que yo siempre haya querido un parto en casa y que por la diabetes gestacional que tengo ahora tenga que hacer turismo obstétrico para que al menos me lo respeten en el hospital, y aún así depender de la suerte. Qué pena pensar en que me lo pueden robar…si todas fueran como tú, iría a parir al hospital con toda la tranquilidad del mundo. Disfruta de esos partos en los que estás presente. Le has permitido a esa familia tener un parto como tiene que ser. Un abrazo.

      1. Perdón, no me di cuenta que sale el nick del blog por defecto. Soy Isabel, del curso de parto de Logroño. No sé si me recuerdas, pero soy la que te insistió en que realizaras en curso en Logroño a través del foro de comadronas.org porque quería un curso de parto en casa a toda costa…jejeje. Hiciste que entendiera muchas cosas respecto al parto y que viera lo que realmente es.
        Muchas gracias por tus ánimos, eso espero yo también, no sólo tener el mejor parto por mí, sino por mi bebé, porque quiero lo mejor para ella!. Un abrazo y felicidades por tu gran labor.

      2. Querida Isis iya!,
        Cómo no me voy a acordar de ti? Muchas felicidades por tu embarazo. Estás con insulina? Porque si no, yo te animaría al parto en casa que deseas.
        Un abrazo y te deseo todo lo mejor.

  2. Que duro todo que trabajo tan arduo que dificil es parir alli que alienados estan los indios con sus jerarquias como has explicado es todo super perplejo, si solo vieran como se vive en otros paises como viven las mujeres empoderadas se quedarian dudando, com oes posible que todo esto ocurra en esta epoca es que flipo mucho, cuando dejes la india te va a dar mucha pena dejar a estas mujeres seguro. Un abrazo y muchas felicidades!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s