UNA (y solo una) comadrona en Bangladesh

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter

Quiero contaros mi historia. Ahora que llevo unos cinco meses en Bangladesh, ya tengo un poco de información, experiencia y perspectiva para contaros en qué consiste mi trabajo aquí.

GIZ, la empresa alemana que me contrata, lleva más de dos años en Bangladesh desarrollando un proyecto relacionado con la mejora de la salud materno-infantil.

Aquí, la mortalidad materna (MMR) y la mortalidad infantil (IMR) tienen unas tasas altísimas. En 2012 la mortalidad materna fue de 220/100.000 y la infantil de menores de 1 año fue de 33/1.000. En 1990 estas figuras eran de 724 la materna y 100 la infantil. En España, para que os hagáis una idea, en 2012 la MMR fue de 6 y la IMR fue de 3.37.

Los “Objetivos de Desarrollo del Milenio” de la ONU establecen un objetivo de la MMR de 109 para 2015 y de IMR de 28. Como veis, aunque este país está haciendo grandes mejoras en estos objetivos, aún queda mucho por hacer.

Para mejorar la calidad de la atención a madres y bebés bengalíes, uno de los pilares básicos es tener buenos profesionales de la salud materno-infantil, es decir, tener buenas matronas. Las matronas, como las conocemos, no existen en este país. Por ello, el gobierno, ayudado por distintas organizaciones ha establecido dos programas para formar matronas:

  • Una especialidad de enfermería de seis meses de duración.
  • Una Diplomatura en Matronería de tres años.

El primero ya lleva más de año y medio funcionando por lo que ya hay tres promociones de estas matronas trabajando en los hospitales.

El segundo comenzó en 2013, por lo que estas alumnas acaban de empezar su segundo curso y un nuevo grupo ha empezado primero.

La primera promoción de estas matronas saldrá en diciembre de 2015.

Entonces ¿qué hago yo aquí? Mi trabajo consiste principalmente en ayudar a una de estas facultades (la de Sylhet, ya que es la ciudad con peores estadísticas en todo Bangladesh), a llevar a cabo la implementación de este Diploma en Matronería.

Si aquí nunca ha habido matronas, no saben exactamente qué hacer ni cómo hacerlo ya que nadie tiene esta formación. Ninguna de las profesoras es matrona, ninguna ha cursado estos estudios antes.

Yo me encargo de dos cosas principales:

  • Primero: Enseño a las profesoras. Tienen mucho título y mucha experiencia como profesoras de enfermeras, pero su experiencia como matronas es prácticamente inexistente.
  • Segundo: Organizo los módulos de prácticas de las alumnas.

Éste segundo punto es la parte más importante de mi trabajo y la más difícil. En Bangladesh hay un sistema de jerarquías terrible que hace que todo lleve infinidad de tiempo. Nadie puede tomar una decisión por sí mismo y siempre hay que pedir permiso a alguien de más arriba, por lo que la más mínima cosa se demora semanas hasta que tenemos esa carta.

Si a esto le añadimos que las mujeres son tratadas fatal en esta sociedad, que no importan ni las matronas ni las clientas… todo es mucho más difícil.

Me paso el tiempo de despacho en despacho, pidiendo permisos a Directores, jefes y demás mandamases para que dejen a las alumnas hacer prácticas.

En estos momentos, por ejemplo, el director del Hospital Universitario de Sylhet, es muy reacio a que las alumnas toquen a una mujer porque son solo alumnas “¿Y quién va a permitir que una alumna atienda un parto? De ninguna manera. Cuando reciba una carta del Ministerio de Sanidad diciendo que pueden hacerlo, entonces lo harán”

Le contesto que su Currículo está aprobado por el Ministerio y que es ahí donde dice que las estudiantes tienen que asistir 40 partos para poder diplomarse. Que estos son estándares internacionales, que todas las estudiantes de matrona tienen el mismo currículo en cuanto a las prácticas se refiere.

Entonces, me dice que solo hay 50 partos diarios en este hospital y que hay muchos estudiantes de medicina que tienen prioridad sobre las estudiantes de matrona… ¡50 partos al día! ¿No me digáis que no hay para todos con semejante volumen de partos?

La realidad es que como no ha habido matronas hasta ahora, no saben lo que son, ni cuáles serán sus responsabilidades cuando se diplomen. Aquí hasta ahora había médicos y enfermeras. Los médicos atienden los partos y las enfermeras les ayudan. Y si me da largas, me dice lo de la carta del gobierno… simplemente demoraremos meses el permiso para mis alumnas…

Entonces busco alternativas: otro hospital secundario donde no haya estudiantes. Encontramos uno que está encantado de tenernos pero solo hacen cesáreas electivas.

Buscamos otro. Otro hospital secundario donde sí hay partos (unos 4 al día). Están encantados con la idea. Ellos facilitarán una planta que ahora está cerrada, para que las alumnas duerman allí durante el período de prácticas. Lo único que tiene que facilitar la facultad es un conductor (tienen un minibús estupendo) que las lleve a 12kms tres veces cada seis meses.

La Directora de la facultad se enfada y dice que no podemos llevarnos a las alumnas tan lejos si pretendemos que la facultad pague el desplazamiento, que lo pague mi empresa…

El proyecto de GIZ en el que trabajo quiere desarrollar algo sostenible, para que cuando nosotros terminemos nuestro trabajo aquí (cuando la primera promoción se diplome), estas mejoras queden establecidas y continúen en el tiempo. Por lo que simplemente no podemos pagarles el conductor porque sería pan para hoy y hambre para mañana.

Para que os hagáis una idea, GIZ le ha dado a la facultad de Enfermería de Sylhet varios ordenadores (unos 15 entre portátiles y fijos), impresoras, fax, scanner, TV inmensas para las clases… No se trata de que GIZ sea una empresa tacaña, ni mucho menos. Se trata de que podemos proveerles de muchas cosas pero no de personal.

Y ahí es donde radica la dificultad de todo. Todos los regalos son bienvenidos y los consejos y proyectos de ayuda también si vienen acompañados de dinero. ¡Ah! ¿Qué tenemos que pagar algo nosotros? Pues no nos interesa, metete tus proyectitos donde te quepan… (Esta es una reflexión personal).

A mi lado tengo a las tres profesoras de Matronería que son unas tías dedicadas, trabajadoras y estupendas que me hacen sentir de maravilla, me ayudan, me apoyan, me aprecian y se desviven por sus alumnas.

48 jovencitas de 17-18 años entusiasmadas con su formación y con muchísimas ganas de ser buenas comadronas.

Mi empresa que me ayuda en todo lo que puede.

Mi trabajo es maravilloso. Frustrante a veces pero muy gratificante la mayoría del tiempo.

Conseguir pequeños triunfos, las palabras de agradecimiento de mis alumnas, sus caras de atención cuando hablo… todo esto hace que los desprecios de los hombres a nuestra profesión y nuestro sexo sean como una pequeña gota de tinta en una piscina y se disuelvan rápidamente.

 

 

El último domingo de marzo, (primer día de la semana aquí), las profesoras me dicen que casi con total seguridad, las alumnas empezarán las prácticas en el nuevo hospital el sábado 5 de abril.

¿Quéééé?- Me alegro muchísimo pero eso es ¡ya! Así que nos ponemos las pilas, les compramos camas, colchones y almohadas ya que la casa que les dejan está completamente vacía… Y el sábado siguiente, doce de mis alumnas se dirigen al nuevo hospital.

Están emocionadísimas. Las profesoras y yo también… Todas lo estamos.

Se han organizado en tres turnos de cuatro alumnas y allí estoy yo, todos los días con ellas unas cuantas horas. Lo que veo es completamente desolador. Está todo… ¿Cuál es el superlativo de sucio? ¡¡¡Guarrérrimo!!!

Imagen

 Sala de Enfermería (mirad la pared de la izquierda).

No han limpiado las paredes nunca. Pero ni las de la sala de enfermería. Todo tiene chorretones por todos lados. Pero eso es lo normal aquí. Nadie se asusta, ni le parece una auténtica cerdada que ese sea el estado de un hospital… Voy al paritorio y os juro que las salas de las cárceles estadounidenses donde se administran las inyecciones letales son tremendamente acogedoras comparadas con este lugar. Dos potros obstétricos y un cuartucho con trastos al final.

 

Imagen 

Paritorio (La foto está hecha con flash y se ve iluminado pero es muy oscuro).

La sala de dilatación tiene los colchones totalmente desgastados en la zona central. Cuando viene una mujer le ponen una sábana a esa cama. Esta sábana está rota y con manchas de haber sido usada durante años y haber sido lavada un poco por encima cada vez. La camisa gris del anuncio del blanco nuclear sería una maravilla comparada con esto.

 Imagen

Sala de maternidad (dilatación y puerperio).

Tras varios turnos hablándoles del respeto a las mujeres, de cómo sus palabras pueden cambiar mucho la vida de éstas (la mayoría viven en casa de y vienen acompañadas por sus suegras y demás familiares políticas femeninas), de empatía, de respeto… una mañana llego a trabajar y mis alumnas están en el paritorio. Cuando entro, están fijándole una vía a una mujer y administrándole un bolo de algo. Cuando les pregunto que qué hacen me dicen que administrándole xxx (nombre comercial que no me dice nada). Les pido el vial y veo que es una ampolla de oxitocina 10UI. (En los países desarrollados, esta ampolla se diluye en medio litro de suero y se pone muy muy despacio) Nerviosa perdida les pregunto que por qué y me dicen que para que tenga más contracciones. No son capaces de explicarme más. Su inglés no da para comunicarnos bien. Intentamos escuchar al bebé con un fonendo. ¡Ni un pinard siquiera tienen!

Al momento llega una mujer de parto. Es su primer bebé y está en el período expulsivo. Le digo a una de las alumnas que se ponga los guantes estériles.

Una coge una compresa y empieza a forzar el periné hacia abajo. Le digo que pare, que eso no se hace. Otra empieza a decirle a la alumna que tiene que hacer círculos en el periné alrededor de la cabeza del bebé. La paro. “Dejad en paz el periné de esta mujer. Eso no se toca” Hay una mano sin guantes que pertenece a una mujer sin uniforme que no para de estirar el periné hacia abajo. La paro.

Esta mujer dice algo. La alumna me traduce: “Hay que hacer una episiotomía”.

¿Por qué? –pregunto. ¿Y ésta quién es?

La de la limpieza- me contestan.

-No hay que hacer episiotomía. La mayoría de las mujeres no necesitan una. La única razón por la que hay que hacer una es porque el bebé no puede esperar un momento más porque está sufriendo y hay que sacarlo inmediatamente.

Me miran perplejas.

Al final la mujer pare. El bebé nace. La alumna, Nipa, lo recibe y se lo da a su madre. Yo estoy totalmente acongojada. Sabía que habría mucho que enseñar, pero nunca pensé que tanto…

La mujer alumbra (expulsa la placenta) espontáneamente. La mujer de la limpieza empieza a hacer masaje uterino como si estuviese sacudiendo la alfombra con la mano. La recién parida grita y le aparta la mano. Según va a intentarlo de nuevo, la paro yo. Les enseño a mis alumnas lo que es un útero contraído y para qué se hace un masaje uterino. “Por favor, el útero está cansado y necesita mucho mimo”.

Tras este primer parto me siento desolada. ¿Qué yo he venido aquí a hacer qué? ¿Yo y cuántas decenas más? ¿Yo sola?

Pufff. David contra Goliat, pero la honda, encima, la tiene el gigante.

Tras unos días de reflexión, empiezo a entender. Aquí no existen las matronas. Los partos en los hospitales los atienden los ginecólogos (o los residentes de medicina, mejor dicho). No hay nadie de quien poder aprender a ser matronas porque no hay. Todas aprenden de lo que ven hacer a los médicos y los médicos no son los profesionales apropiados para acompañar un parto porque ellos no acompañan. Ellos tratan, cortan, suturan, hacen maniobras para sacar a los niños… porque ellos ¡son médicos! Son los expertos en patología, son los que actúan cuando algo va mal y como no son los que deberían ocuparse de la fisiología, pues no saben cómo hacerlo y simplemente hacen lo que han aprendido y lo aplican a todas las mujeres y bebés que no los necesitan, convirtiendo el acto del nacimiento en una carnicería innecesaria.

Así que aquí estoy, para ayudar a un grupo de estudiantes para que sepan qué son, qué están estudiando, qué hacen las matronas.

Anuncios

75 comentarios en “UNA (y solo una) comadrona en Bangladesh

  1. Un trabajo duro sin duda, pero la satisfacción por el bien delas mujeres en Bangladesh compensará el esfuerzo.
    Ojala esas alumnas sepan continuar esa labor.
    Muchos ánimos y mucha fuerza!

  2. Tienes por delante muchísimo trabajo. A poco que hagas, la mejora en la atención a las mujeres será enorme. Ojalá que en unos años la presencia de GIZ en Bangladesh ya no sea necesaria, y todos recuerden con cariño a una comadrona española, blancucha y con una familia muy extraña, que revolucionó los paritorios. Eres grande!!!!!!

  3. Ánimo Irene! Eres grande, no nos conocemos mucho pero no puedo más que admirarte y envidiarte. Estas haciendo una labor importantísima y única. Te admiro. Bss

  4. Pues mucho ánimo porque lo vas a necesitar. No te rindas.

    Después de vivir esa experiencia de parto lejos de decaer deberías sentir un empujón, pues tu trabajo todavía se ve más necesario.

    No va a ser fácil pero sí muy reconfortante cuando dentro de nada veas a tus alumnas atender un parto como es debido, seguras de lo que hacen, y sientas que has cambiado algo para siempre.

    No dejes de contarnos!

  5. Es desolador, pero al menos hay una intención de cambio y ahí estás tú. Aquí no tenemos tanta suciedad, ni tanto maltrato social, pero lo de las jerarquías y la ignorancia sobre las matronas, me suena suena mucho. Parece que lo de coser, cortar, tirar y manipular se extiende como un cáncer por el mundo. Ojalá pronto podamos frenarlo, allí y aquí. Un abrazo enorme. ¡Mucha fuerza compañera!

  6. gracias por contarnos tu experiencia… que impresionante y que gran trabajo… solo piensa en lo importante de todo tu esfuerzo, aunque ahora te parezca imposible. Un abrazo desde Noruega.

  7. Irene me parece muy bonito lo que estas haciendo , impartiendo todos tus conocimientos de comadrona a esas alumnas y personas que ignoran las nuevas tecnicas sobre la atencion que se debe dar en el momento del parto . Me imagino que te sentiras contenta y orgullosa de poder compartir tus estudios y conocimientos de la profesion . Sigue adelante y te deseo mucha suerte y felicidad con los tuyos . Saludos , abrazos y besitos a las nenas .

  8. Hola Irene,
    Me recuerdas que yo también estuve en Cooperación Internacional.
    Dos años en Tanzania, en una zona rural, con Médicos del Mundo durante dos años, y después año y medio en un proyecto de HIV y prevención de Sida en la isla de Zanzibar.
    Veo que tus dificultades son entendibles si antes no han tenido matronas, pero a la vez comparto la gran ilusión que un proyecto como el que estás llevando, te aporta.
    Solo quiero animarte a que sigas y no desfallezcas ante las dificultades.
    Un saludo como colega y como ex-cooperante.
    Ricardo (matronas-Comadronas)

  9. Buenos dias !!!!!!! Le felicito por su entereza y valentia de estar en Bangladesh trabajando y enseñando a las Futuras comadronas….A diario tendra que enfrentarse a un mundo oscuro sin recursos de todo tipo.. y por si fuese poco a las estructuras sociales tan cerradas en donde la mujer apenas es valorada…… La admiro profundamente senora, y le deseo de corazón que su labor en Bangladesh de su fruto muy pronto…….Adelante, ….Fuens.

  10. Mucho trabajo y mucho esfuerzo, pero será muy gratificante cuando salgan los resultados, que indudablemente saldrán. La cantidad de mujeres y niñ@s de Bangladesh que vas a poder ayudar…
    ¡Mucho ánimo! Saludos desde España.

  11. Enhorabuena por tu trabajo Irene! Debe ser agotador luchar contra todo eso, pero esas mujeres actuales y futuras no saben la suerte que tienen de aprender cómo debe ser un parto, no podían haber caído en mejores manos. Estás sembrando una semilla que se convertirá en un precioso fruto que pasará de generación en generación. Mucho ánimo! Te sigo!

  12. Qué suerte tienen de tenerte ahí. Muchas felicidades por lo que haces, es grande, importante, necesario y seguro que merece la pena. Un besiño muy fuerte y gracias por el apoyo que nos brindas desde la distancia.

  13. Irene, un abrazo desde Perú.
    Me encanto leer tu articulo, porque han venido a mi memoria todas las cosas que sentí y siento todavía cuando he trabajado en cooperación. Sigue con la ilusión , no desganes. Esta es una gran experiencia para todas/os. Pronto se vera el impacto en las nuevas matronas y en las mujeres que atiendan.
    Un abrazo fuerte !!!
    Mirtha Grande

  14. Estás haciendo un trabajo realmente importante Irene, muchísimo animo y no lo dejes, que como ha dicho María por ahí arriba.. estás haciendo historia!!! Un besazo

  15. WOW!! Qué increible, me has recordado a las historias de Florence Nightingale en la guerra de Crimea. Cómo se nos olvida (al menos a mí) en nuestras luchas diarias que hay quien no tiene ni la oportunidad de luchar, que hay muchísima gente que no tiene ni lo más básico. ¡Y qué suerte que te tengan! Sólo puedo imaginar lo duro que debe ser tener que empezar a explicar tu trabajo desde cero y con el viento en contra. Mucho animo. Se me ocurre que puede ser interesante que hables con la matrona Robin Ibu Lim, si no lo has hecho, porque creo está acostumbrada a lidiar con situaciones muy básicas. Si quieres te doy su email.
    Un abrazo y mucho ánimo. Te seguiré con interés.

  16. ¿No harían falta más matronas como tu ahí?. Es mucho trabajo para una matrona sola.
    Mucho ánimo y mucha fuerza.
    Un saludo.

  17. Irene, que gusto leerte! todo el trabajo sincero, hecho con entrega y dedicación deja su huella. Donde quiera estemos sembrando semillas con ilusión y cariño dejamos una huella. Seguro que estas muchachas nunca te olvidarán y estarás presente en su trabajo en la medida que sus condiciones lo permitan. Te quiero
    Montse

  18. Un abrazo enormísimo. La labor que haces dará su fruto, estoy segura.
    Intenta no desanimarte, y si flaqueas, aquí estamos, para recordarte lo GRANDE que eres y que, en esto también, PUEDES!!

  19. Irene, te admiro taaanto!!!
    Y yo que creia que los hospitales de UK eran guarros….
    Te agradezco que hagas este trabajo, yo que con mi familia no me atreveria a ir para allá ni de vacaciones….
    Creo que eres una mujer estupenda y si duda, gracias a ti, muchas madres y muchos bebés Bangladeshies van a tener un mejor inicio!!!
    GRacias, gracias y mil gracias!!! Y un abrazo fuerte y dulce que sirva de bálsamo y te de fuerzas para continuar.

  20. Enhorabuena por lo que estas haciendo que creo es una labor ardua e intensa. Leyendote me quedo alucinada,pero es lógico porque estamos acostumbrados a algo distinto. Hay que enseñar mucho a esas futuras enfermeras,que con 6 meses a mi parecer no bastan y a esas futuras matronas. Cambiar viejas costumbres no será fácil y te deseo todo lo mejor. Pide ayuda que te vendrá bien.

    1. Seis meses no bastan María. Pero por algo había que empezar y eso es mucho más que lo que había hasta ahora. Ayuda? Este puesto de trabajo ha estado vacante un año hasta que llegué yo…

      1. No soy matrona aunque no sea por haberlo intentado,solo soy enfermera. Estoy segura que si se pudiera organizar algo para ayudarte estoy segura que no te faltaria ayuda aunque no se como se hace. Yo,aunque me costara dejar a mis hijos estoy dispuesta a ayudar el tiempo que pueda. Creo que necesitamos volver a los orígenes muchas veces para coger con más ímpetu el trabajo diario. Un abrazo enorme

  21. Ánimo Irene, tu estás iniciando una revolución. Eso nunca ha sido fácil ni comprendido.
    Después te alabarán.
    Por otro lado quería decirte que temo te pueda leer algún “mandamás” de esos y te dificulten aún más.
    ¡¡Cuídate!!

    1. Gracias Concha. No lo creo. Alguno que otro habla un poco de inglés, la mayoría (de los que tienen estudios) no usan el ordenador para nada que no sean temas administrativos… y aún no he encontrado a alguien que hable español.

  22. Hola! No te conozco pero todo lo que cuentas me suena . Estuve en la India en un programa de cooperación y lo que más me impacto fue las ganas de aprender de las mujeres y la suciedad de los hospitales . Si necesitas ayuda muchas esteremos dispuestas a darterla . Un abrazo

  23. ¡Ánimo! Piénsalo así: si logras transmitir tus conocimientos y tu experiencia, aunque sea a unas pocas estudiantes, muchas mujeres se van a beneficiar del cambio (50 partos al día!?). Y esas estudiantes, a su vez formarán a otras estudiantes, que a su vez… Eso son varias docenas de matronas a medio/largo plazo, y varios cientos de mujeres y sus bebés que se van a beneficiar del cambio. Es una tarea de titanes, pero piensa que un pequeño cambio es como la primera ficha que cae en un circuito de dominó: al final todas las piezas van una tras otra.

  24. Irene crack!!!! seguro que mil razones tienes de estar ahi, la vida te ha puesto en ese sitio ahora y vaya sitio, te mando muchos animos y aunque no lo necesites te digo que estas haciendo algo muy grande!!!!!!

  25. Uff, decirte enhorabuena por tu trabajo se quedaría corto. Soy aux. de enfermería y aparte leo bastante sobre este tema por lo que cosas que comentas, tan aparentemente básicas, veo que allí son todavía pasos de gigante que debes dar con ellas (y gracias que su interés es evidente). Leyéndote me han entrado una ganas tremendas de movilizarme para ir a colaborar.
    Ánimo y ojalá incluyan más comadronas en el proyecto.

  26. Gracias por compartir tu experiencia con todas nosotras! Me ha impactado mucho todo lo que has contado, y ya estaba pensando en hacer cooperación hace un tiempo…como podría ponerme en contacto con este programa o con otro parecido?

  27. Querida Irene, tienes toda mi admiración, estás haciendo una labor titánica. Pero piensa que cada una de las comadronas que formes extenderán tus conocimientos. Estás haciendo el bien a muchas mamás y a muchos bebés.
    Un abrazo grande.

  28. Impresionante lo que haces Irene, eres increible. Te admiro profundamente, hay que tener un gran valor para hacer este trabajo, si nos asusta lo que tenemos en España y ya parecía difícil. Pero tus pasos dejarán huella, todas las mujeres que se beneficien de tus conocimientos irán poco a poco transmitiendolo y así es como se consiguen los cambios. Mucha fuerza y mucho ánimo. De verdad que si ya me parecías una matrona increíble hace años ahora no tengo palabras. Gracias!!! en nombre de todas las mujeres y de la profesión.

  29. Estás haciendo un gran trabajo. Mucho ánimo!! Nunca olvidaré el curso sobre parto en casa, hace más de un año, donde nos conocimos. Eres una gran matrona. Un fuerte abrazo desde Vigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s